Ingredientes:
media pechuga entera por persona
2 cucharadas soperas de miel
1 cucharada de mostaza
pimienta negra molida
una mezcla de hierbas aromaticas
( romero, orégano y tomillo )
aceite de oliva
2 copas de vino de Jerez

Modo de hacerlo:
Limpiamos las pechugas y le ponemos sal y pimienta molida por los dos lados. La ponemos en un recipiente. Hacemos una mezcla con la miel, el vino, la mostaza y las hierbas aromáticas y echamos este marinado sobre las pechugas. Se dejan unas horas para que tomen bien los sabores. Escurrimos las pechugas y la ponemos en una fuente de horno embadurnada de aceite, la vamos dejando hacer a horno medio. Pasada media hora vamos agregando a las pechugas el jugo de su maceración poco a poco, para que no se queden secas. Cuando vemos que están casi hechas le añadimos el resto del marinado y si es poco se hace un poco más y se le pone por encima. Cuando están muy doraditas se sacan y la servimos con su salsa y acompañada de patatas a lo pobre.

Ya veis que es fácil, pues están buenísimas y la mezcla de miel y mostaza le da un toque especial. Probarla que seguro que le encanta a toda la familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *